Vistieron la ciudad de colores


Omar Nuñez

El sol pegaba fuerte en la Plaza Cihualpilli a las nueve de la mañana. Las guirnaldas de papel de china, las mantas pintadas y los cartones decorados vestían el espacio tonalteca con colores rosa, morado, verde y amarillo. Las personas comenzaban a aglutinarse en el lugar; esperaban a Pedro, a “Kuma” y a Juanita Delgado; esperaban también a Luis Ángel, el primer candidato a una diputación independiente del distrito 7. El plan era visitar los siete distritos de la zona metropolitana de Guadalajara, era encontrarse con cientos de personas y ocupar la ciudad con la política de las personas.


Llegaron puntuales, Pedro se colocó junto a Luis Ángel y Juanita Delgado y comenzó la charla con los asistentes. El ánimo subía de tono, los aplausos, las sonrisas y la algarabía se transmitían en toda la plaza. Pedro habló en el micrófono y todos escucharon. Dijo que antes de 2015 parecía impensable que las personas pudieran cimbrar un sistema político y un estado. Agregó que hace tres años ver la política como un espacio para todas la personas no parecía sensato o alcanzable, pero que ese mismo pensamiento corría cuando hace más de 60 años las mujeres lucharon por el voto femenino y ahora siguen ocupando, cada vez más, los espacios políticos.


Luis Ángel siguió, se mostró honrado de representar a la ciudad del sol naciente y se dijo listo para abrir las puertas del Congreso a los artesanos, los de a pie. La plaza se llenó de aplausos, de actividades, de convivencia y decenas de personas encontrándose ocupando lo que les pertenecía.


Tonalá seguía ahí, no se movería, pero Kuma y Juanita tenían que visitar aún otros seis puntos, con otras personas.


Se movieron al distrito 14, al Parque Jardines de la Cruz. Ahí los esperaba Masini, el apacible, el entrañable maestro y ahora candidato independiente a ese mismo distrito.


El encuentro fue distinto, ahí los adultos mayores eran mayoría. A la izquierda y sentada, una señora los animaba con aplausos, porras y una sonrisa enorme que casi le desencajaba del rostro. La postal quedó en una foto llena de experiencia y esperanza enfrascada en espíritus aún jóvenes junto con un Kuma sonriente y lleno de satisfacción.

La caravana siguió por el distrito 13, con Paola Flores y Alberto Vale, el 13, que retoma parte del antiguo distrito que le dio la victoria a Kuma en el 2015. Ahí se vivió un ambiente distinto, más confiado, más de amigos, más de quienes ya se conocen y se reciben con añoranza. Kuma recordó aquel 2015 que parecía imposible pero que ahora era la prueba fehaciente y más fiel de que los muros sí caen.


Luego, siguió el 10. El distrito que ahora abanderan Susana Ochoa para una diputación local independiente y Rodrigo Cornejo para una diputación federal. El diez amalgamado con una parte del 13 y el 8.


El Parque Haciendas Tepeyac fue el punto exacto para encontrarse. Susana Ochoa tomó el micrófono y dijo que era necesario pensar en un sistema anticorrupción autónomo, una fiscalía lejos de los compadrazgos y un sistema de salud homologado que administrara mejor el recurso público.


Cornejo apuntó en su intervención a la necesidad de dar continuidad a lo que se había trabajado desde lo local, a destrabar #SinVotoNoHayDinero a nivel nacional, a abrir las puertas de más espacios de toma de decisiones para las personas y a seguir incentivando la transparencia dentro del poder legislativo. Dijo que se debía llevar esa agenda a nivel federal.


La travesía continuó hacia el distrito 6, con Ale Vargas, y siguió después con el 8, el del centro de Guadalajara, el que les esperaban Susana De La Rosa y Pablo Montaño, contendientes por el Congreso local y federal respectivamente.


Al final culminaron en el 4, en la colonia Tabachines. Ahí Pepe Martínez, candidato independiente al Congreso local, se encontraba con unos Kuma y Juanita agotados pero con la voluntad intacta y la convicción de sembrar un bosque en el sistema político mexicano, un bosque que comenzó en 2015 con un solo árbol pero que tres años después, con trece personas que han seguido sembrando, logrará convertir los congresos en una floresta de voluntades.


La caravana concluyó a eso de las nueve y media de la noche con un solo grito colectivo que seguía diciendo que #VamosAReemplazarles.